¿Dónde se encuentran los hombres que venían para amarnos…

en estos tiempos de crisis?

El guerrero pacífico de gran corazón y mirada penetrante.

¿Dónde se encuentran los hombres que venían a salvarnos…

de entre tanta desunión?

De serena inteligencia.

Compañero de camino.

Honesto y que se respeta a sí mismo.

La dureza no lo ha roto, pues aprendió, con el viento…

a despejar sus sentidos.

Y cuando el sol lo cegó, pudo seguir orientándose por los invisibles signos.

Dónde se encuentran los hombres que caminan en soledad.

Con una rosa en la mano, para entregarla a su amada.

Que conversan con sus lágrimas, limpiando todo desconsuelo.

¿Dónde estáis que no nos vemos…?

Si estamos caminando todos en el mismo sendero…

Texto del libro Despertar al eco del corazón de Amparo Pérez Bas